Riego enterrado

Ventajas del riego enterrado

Las ventajas de instalar un sistema de riego enterrado automático son muchas:

  • La comodidad de regar de manera automática el jardín incluso cuando no estamos en casa o estamos de vacaciones, sin tener que contactar con otros para que se ocupen del riego;
  • la certeza de que cada zona del jardín recibe la cantidad de agua necesaria, sin derroches y garantizando el máximo ahorro;
  • la ausencia total de mangueras no enterradas que obstaculizan el trabajo de la cortadora de césped; los aspersores se encuentran al mismo nivel que el césped y apenas se distinguen;
  • la ausencia de ruido durante el funcionamiento para no molestar a los vecinos;
  • el aumento del valor de la propiedad; en la actualidad, un área verde de buen nivel debe disponer de un sistema de riego automático.

ATENCIÓN AL FRÍO
En las zonas donde hiela, es necesario instalar una válvula de drenaje en el punto más bajo de cada línea. Cuando el circuito está cerrado y no circula agua, la válvula se abre automáticamente y descarga el agua residual que podría dañar los tubos si se helase. Si circula agua, la válvula de drenaje se cierra automáticamente.

Comprobar la cantidad de agua disponible.

 

Los sistemas de riego enterrado de tipo tradicional, es decir, los sistemas con tubo de PE con un diámetro de 25 - 32 mm y aspersores emergentes o de turbina, requieren un caudal de 25 - 30 l/min y una presión superior a 3 bar para funcionar correctamente.
Si no se cumplen estas condiciones, existen tres soluciones:

  1. Elegir un “Colibrí System” si se dan las condiciones para ello (véase la sección específica).
  2. Elegir una instalación no enterrada
  3. Aplicar el siguiente procedimiento:
    • Instalar un depósito con una capacidad igual o superior a la cantidad de agua requerida para efectuar, al menos, un riego completo del jardín.
    • Conectarlo a una fuente de alimentación (por ejemplo, la acometida o el agua de lluvia).
    • Instalar una bomba (incluso de superficie) con una potencia media comprendida entre 1 y 1,5 HP y una altura de elevación superior a 35 - 40 m, a la cual tiene que corresponder un caudal adecuado según el consumo de agua previsto por los aspersores instalados.

Medir la presión de agua

Monte un manómetro en el grifo externo y abra el grifo a tope sin dejar que el agua fluya en ningún punto de la vivienda (presión ESTÁTICA). Solicite o alquile un manómetro a un fontanero. Mida la presión a distintas horas del día y de la noche, la disponibilidad hídrica nocturna suele ser mayor.

Mida el caudal de agua

Medir el caudal es muy fácil. Coloque un recipiente cuyo volumen conozca, llénelo y mida con el reloj el tiempo que tarda en llenarse.
Por ejemplo, si un recipiente de 10 l tarda 20" en llenarse, el caudal es de 30 l/min.

Proyectar el sistema

Es indispensable utilizar un compás para trazar las circunferencias o los sectores de círculo relativos a cada aspersor, hasta cubrir el área completa. Para optimizar los resultados, coloque los aspersores de 90º en las esquinas del terreno que se ha de regar, los aspersores de 180º a lo largo de las borduras y los de 360º en los espacios abiertos. Los ejemplos que se ilustran en estas páginas muestran cómo colocar los aspersores para cubrir de manera uniforme áreas estrechas y largas. Las circunferencias, como puede verse en los ejemplos, se superponen entre sí para garantizar la cobertura total del terreno y la aspersión de una cantidad de agua uniforme en todos los puntos.

Dividir el sistema en circuitos

La tabla de prestaciones de los aspersores muestra sobre la planta, al lado de cada aspersor, su consumo de agua en l/min. Agrupe los aspersores en zonas distintas (utilice varios colores) añadiendo progresivamente el consumo de agua de cada uno de ellos. Evite que el consumo de agua de cada zona supere el caudal disponible. Intente obtener un sistema equilibrado, es decir, que cada circuito posea el mismo consumo de agua.

Trazar el recorrido de los tubos

A partir del punto en el que instalará la batería de eletroválvulas que controla cada uno de los circuitos, trace el tubo de conexión de cada válvula con los aspersores, ya agrupados por zonas, para obtener circuitos de válvulas independientes. Debido a que es necesario excavar un surco para enterrar el tubo de polietileno, se recomienda trazar líneas rectas evitando, en la medida de lo posible, senderos, terrazas y obstáculos difíciles de superar.

Esquemas de las áreas de riego

Los siguientes esquemas son algunos ejemplos de ubicación de los aspersores, por ello es necesario tener en cuenta que:

  • Los aspersores de 90º se han de instalar en las esquinas del jardín,
  • los aspersores de 180º se han de instalar a lo largo de los lados,
  • los aspersores regulables se han de utilizar en las esquinas de 270º o irregulares,
  • los aspersores de 360º se han de utilizar en las zonas centrales despejadas.

Pérdidas de carga

Atención a la PÉRDIDA DE CARGA en los tubos: en esta tabla se indican los valores que se han de restar a la presión estática disponible línea arriba. La presión DINÁMICA resultante debe garantizar el funcionamiento previsto de los aspersores.

La instalación práctica para los aficionados a la jardinería

Salga al jardín y transforme su proyecto en un sistema que funciona.

1) tubo de alimentación

La batería de válvulas agrupa las válvulas de apertura y cierre de los circuitos.
El tubo de alimentación del que se derivan las válvulas soporta la presión estática total (cuando el circuito está cerrado) y es necesario utilizar un tubo metálico sin pérdidas.
En general, el diámetro del tubo utilizado para conectar la batería de válvulas a la línea de alimentación no debe ser menor que el diámetro de las válvulas.

2) válvula línea arriba

Es importante instalar en el conducto principal, línea arriba de las electroválvulas de los circuitos, una válvula de compuerta con objeto de aislar el sistema cuando, por ejemplo, es necesario realizar trabajos de mantenimiento.

3) recorrido de los tubos

Una vez creada la batería de válvulas y conectada al tubo de alimentación del agua, marque sobre el terreno el recorrido de los tubos de cada circuito de aspersores consultando el proyecto. Plante en el suelo las estacas en cada punto donde está previsto un aspersor. Con una cuerda o una línea de yeso sobre el terreno, trace el recorrido de los tubos de cada circuito desde la electroválvula al grupo de aspersores previstos.

4) excavación de las canaletas

Se recomienda excavar con la azada una canaleta de 20 a 25 cm de profundidad. No requiere excesivo esfuerzo y es suficiente para proteger el sistema contra las heladas del invierno.
Para no dañar el césped, se recomienda extender una cubierta de plástico y acumular sobre ella la tierra extraída.

5) ubicación de los aspersores

Ahora apoye en el suelo, en correspondencia con cada estaca, el aspersor previsto en dicho punto y la conexión de soporte del enlace recto roscado (antes de aplicar el enlace recto perfore el tubo con una taladradora y una broca de 10 mm).

6) tubo de polietileno

Desenrolle el tubo de polietileno desde las válvulas hasta las estacas a lo largo del recorrido trazado. Apoye sobre el suelo los conectores de desviación o de empalme y las válvulas de drenaje, en los puntos donde serán instalados. Extienda bien la cantidad de tubo necesaria antes de cortarlo a medida (mejor excederse). Corte el tubo con una sierra y elimine las rebabas de los bordes con una lija antes de instalar las conexiones a presión. De este modo, es posible garantizar la perfecta estanqueidad y evitar todo tipo de pérdidas.

7) Instalación

Una vez preparados sobre el terreno todos los circuitos y tras haber obtenido el riego deseado, entierre el tubo. Introduzca el tubo del circuito en la canaleta, con cuidado de que los aspersores estén a ras del terreno (le servirá de ayuda el enlace recto roscado de sujeción con segmentos seccionables para regular la altura de los aspersores). Ahora, empalme todos los tramos de tubo con los aspersores y la válvula de drenaje tal y como se prevé en el proyecto.

8) prueba de ensayo

Después de haber fijado en posición vertical los aspersores (atándolos a las estacas con una cuerda), pruebe el funcionamiento del circuito y efectúe los cambios necesarios para obtener una cobertura perfecta.
Al terminar el trabajo, se recomienda eliminar los restos de material y de tierra que se acumulan en el circuito. Quite la tobera de todos los aspersores desenroscándola. Al abrir las válvulas, el flujo de agua purga el circuito. Enrosque las toberas de riego, llene la canaleta de tierra y nivele la superficie con el terreno circundante (y con el borde superior de los aspersores que afloran). Ahora su sistema de riego está completo y listo para recibir las órdenes del programador automático.