Riego por goteo

Conocer el riego por goteo

Suministrar la cantidad justa de agua a cada planta cuando y donde es necesaria: éste es el concepto fundamental del riego por goteo. Una práctica moderna que encierra numerosas ventajas para nosotros y nuestras amigas verdes. El riego frecuente, con la cantidad de agua perfectamente calibrada y sin derroche, mantiene el terreno bien oxigenado y favorece el óptimo desarrollo de las plantas. Es muy fácil realizar un sistema a medida, pequeño o grande, para cada exigencia. El “inicio” del sistema es la CENTRALITA DE RIEGO PROGRAMADA. La centralita permite establecer de manera automática y personalizada la cantidad y la frecuencia de riego diarias. La centralita envía el agua a los GOTEROS y a los MICROASPERSORES que garantizan un flujo continuo y preciso. Los goteros se pueden regular para dosificar la cantidad justa de agua en función de las necesidades de las plantas y de la naturaleza del terreno.

Ahorro de agua

El riego por goteo ayuda a ahorrar tiempo y agua, un recurso valioso para el jardín y la naturaleza. Este sistema requiere menos precisión que los sistemas tradicionales. Se puede establecer una frecuencia de riego más baja en los TERRENOS ARCILLOSOS, donde el agua penetra a menor profundidad que en los TERRENOS ARENOSOS. De este modo se aprovecha hasta la última gota de agua.
Regar en exceso o demasiado poco puede dañar gravemente nuestras plantas. La VERSATILIDAD del riego por goteo resuelve perfectamente este problema, tan solo hay que respetar las modalidades justas de riego, según el tipo de terreno, de planta y de clima como se indica en la tabla anterior.

Plantas en macetas

En casa, en la terraza o en el patio, las macetas son uno de los hábitats más frecuentes para un amplio número de plantas doméstica. El riego por goteo representa una solución única para exigencias muy distintas según el tipo de planta y ayuda a resolver los problemas causados por los desplazamientos y los cambios de ubicación de las macetas en el espacio. Se pueden crear UNA O MÁS LÍNEAS DE RIEGO y diversificar los tiempos y la intensidad del suministro de agua, equipándolas con goteros con características específicas y modificando fácilmente la disposición del tiempo y del espacio.

El huerto y el vivero

Los distintos cultivos del huerto también necesitan un sistema de riego diversificado. Las plantas que tienen una relación particularmente “delicada” con el agua como, por ejemplo, los tomates, se pueden regar con goteros para evitar el riesgo de estancamientos que pueden causar la proliferación de hongos.
En cambio, la lechuga y los terrenos recién sembrados se deben regar desde arriba con micronebulizadores montados sobre varillas con estacas para obtener una lluvia fina similar a la lluvia natural.

Los parterres y el césped

El sistema gota a gota y el microrriego ofrecen una amplia variedad de soluciones específicas para cada planta y zona que se ha de regar. Para el riego de flores, plantas y arbustos se pueden utilizar tanto los microaspersores de 90º, 180º y 360º como los goteros de caudal variable o autocompensados, todos ellos caracterizados por su capacidad para eliminar el derroche de agua porque la dirigen hacia las raíces de la planta. Para superficies estrechas y largas, como las borduras, se pueden utilizar los microaspersores rectangulares. ¿Superficies pequeñas o plantas con flores delicadas? Recomendamos los micronebulizadores de lluvia fina y delicada. ¿Superficies extensas como grandes parterres o zonas de césped? En este caso, resultan muy útiles los microaspersores giratorios a 360º. Todos los microaspersores se pueden instalar en varillas montadas sobre robustas estacas. De este modo es posible regular la altura del chorro según se desee, en función de la altura de las plantas. También es posible modificar el alcance de los microaspersores con el grifo de regulación específico.

1) programadores de batería

Instalar un sistema gota a gota es muy sencillo, para obtener un óptimo resultado solo hay que seguir las fases descritas en esta guía.
El programador electrónico con el reductor de presión ya instalado (cód. 91040) se ha de montar en el grifo; el agua se canaliza mediante una manguera de 1/2" o bien directamente mediante un tubo capilar de 1/4". Conecte la manguera al programador a través del conector automático roscado (cód.
91494) y el conector específico (cód. 91345).

2) tubo colector

El tubo colector de 1/2" permite crear un verdadero circuito de riego para balcones de gran tamaño. En este caso, el tubo capilar de 1/4" se utiliza para conectar cada uno de los goteros.

3) perforatubo

El perforatubo de Claber (cód. 91185) permite efectuar taladros del diámetro exacto para garantizar una conexión perfectamente estanca entre el tubo colector y los tubos capilares. También sirve para enroscar y regular los microaspersores.

4) tubos capilares

Corte a medida varios tramos de tubo de 1/4". Una vez perforado el tubo de 1/2", conecte los tramos de tubo de 1/2" en las derivaciones que desea utilizar por medio del conector de 2 vías (cód. 91155). También es posible utilizar un grifo para tubo capilar (cód.
91270); en este caso logrará una mayor flexibilidad y control del caudal de agua en cada derivación.

5) goteros

Conecte los goteros al tubo de 1/4" haciéndolos coincidir con las plantas que se han de regar y trazando el recorrido del tubo con las estacas. Una vez completada la instalación, configure el programador y no se olvide de abrir el grifo.

6) microaspersor

Los microaspersores se han de montar sobre estacas con varillas de altura regulable y se deben conectar al tubo colector de ½”, utilizando el tubo capilar de ¼” y el perforatubo.
Disponibles varios modelos para cada necesidad, distribuyen la cantidad justa de agua en el área deseada y riegan con una lluvia delicada y uniforme similar a la lluvia natural.

Protección durante el invierno

Antes de que lleguen las heladas invernales, desconecte el programador del grifo, guárdelo dentro de la vivienda, por ejemplo, en la bodega o en el garaje, desmonte la batería y deséchela en los contenedores específicos de recogida selectiva.
A principios de temporada, conecte el programador y monte una batería alcalina nueva.

Listos para una nueva temporada.

A finales de temporada, desmonte los goteros y lávelos con agua corriente. De este modo, podrá reutilizarlos la próxima temporada con la seguridad de obtener un riego preciso hasta la última gota.
Con los goteros de Claber, restablecer el sistema es fácil y no requiere herramientas; además, éste es el momento justo para modificar o ampliar el sistema con los productos de la gama Rain Jet.