Contacto
× Cerrar

El ciclo del agua como inspiración
para una economía circular

EL MOMENTO DEL COMPROMISO
Y LA ACCIÓN

El clamor de la naturaleza y las advertencias de los científicos siguen sin ser suficientes para poner en marcha una estrategia dirigida a frenar el cambio climático. Para que la sensibilización no se quede en mera retórica, debemos acabar con la inercia de los modelos de vida y consumo no sostenibles, y unir esfuerzos para que los pequeños hábitos individuales, sumados, se traduzcan en un gran resultado y beneficio colectivo.

SABER APROVECHAR
LA CHISPA DEL CAMBIO

El respeto de la naturaleza inspira todas las acciones cotidianas de Claber, mediante actitudes coherentes y responsables. Desde la adopción de tecnologías de autosuficiencia energética hasta el uso de materias primas certificadas, además de la organización y el patrocinio de iniciativas y eventos que fomentan vías hacia un civismo y una sociedad sostenibles.

UN EQUÍVOCO DE BASE
NO TODO EL PLÁSTICO ES IGUAL

Para iniciar un verdadero progreso cultural, es necesario conocer el plástico, un material económico y versátil, y saber identificar la información incorrecta. Claber utiliza solo materias plásticas atóxicas, tratadas mediante procesos seguros, para garantizar a los clientes productos de calidad, duraderos y 100 % reciclables. Para que el plástico siga siendo una oportunidad de ahorro y protección del medio ambiente.

UNA ESCUELA DEL AGUA
PARA APRENDER DE LA NATURALEZA

Claber ha renovado y reactivado una central hidroeléctrica en desuso, metáfora de la capacidad del agua para crear energía y vida. La Escuela del Agua es un punto de encuentro e intercambio, centro de formación y divulgación, un excelente ejemplo de cómo el ser humano puede hacer un uso inteligente, responsable y no invasivo de la naturaleza. Un proyecto ambicioso que reintroduce recursos en la zona, tras una larga ausencia.